Trump honra a familias en el Día de los Caídos

0
7

ARLINGTON, Virginia. El presidente Donald Trump expresó el lunes la “infinita” gratitud de la nación por el sacrificio máximo pagado por los estadounidenses en defensa de su país, y dedicó su primer discurso del Día de los Caídos como comandante en jefe a un secretario de gabinete y a otras dos familias que perdieron seres queridos.

Durante su participación en la sobria ceremonia anual en el Cementerio Nacional Arlington, Trump relató las historias del capitán Andrew D. Byers, miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos y originario de Colorado Springs, así como de Christopher D. Horton, de la Guardia Nacional de Oklahoma, mientras lo observaban llorosos los padres de Byers y la conmovida viuda de Horton.

Trump señaló además de manera especial al secretario de Seguridad Nacional John Kelly, un general de cuatro estrellas retirado de la Infantería de Marina cuyo hijo, Robert, también un soldado de la Marina, murió cuando pasó sobre una mina terrestre cuando patrullaba en el sur de Afganistán en noviembre de 2010.

Trump dirigió su discurso a las familias de soldados caídos en el cumplimiento del deber: “Cada uno de ellos tenía su propio nombre, su propia historia, sus propios hermosos sueños. Pero todos ellos fueron ángeles enviados a nosotros por Dios y todos ellos comparten un título en común, y ese es el título de héroe, héroes reales”.

“Aunque ellos estuvieron aquí sólo un tiempo breve antes de que Dios los llamara a su casa, su legado permanecerá por siempre”, agregó Trump.

Horton, un francotirador que fue enviado a Afganistán en 2011, murió en una batalla con el Talibán cerca de la frontera paquistaní tres meses después de que fue desplegado en esa nación. Byers estaba en su tercer traslado para combatir y, dijo Trump, corrió entre humo y una lluvia de balas para rescatar a un soldado afgano cuando resultó muerto en noviembre de 2016.

Otro hijo del secretario Kelly, Johnny, se está preparando para su quinto despliegue militar. Un yerno, Jake, es un combatiente que ha sido herido.

Trump honró además al ex senador federal y nominado presidencial del Partido Republicano Bob Dole, de 93 años, quien sufrió heridas durante la Segunda Guerra Mundial. Él asistió a la ceremonia junto con su esposa, Elizabeth Dole, también una ex senadora federal.

“En momentos en que honramos a los valientes combatientes que dieron su vida por nosotros, dedicando sus últimos momentos sobre este mundo en defensa de este país y de su pueblo, las palabras no pueden cuantificar la profundidad de su devoción, la pureza de su amor o la totalidad de su valentía”, dijo el presidente.

Fuente